Interes General

Reabrieron las peluquerías

Luego de más de cuatro meses de cuarentena, las peluquerías reabren sus puertas al público.

Mediante los protocolos pertinentes, que contempla una agenda de turnos y nuevas rutinas, reabrieron las peluquerías y centros de estética.

Algunos, en los 4 meses que lleva la cuarentena trabajaron de forma “clandestina”,  yendo a domicilio o en los negocios, pero con las puertas cerradas, y solo con turno previo.

Con motivo de no tener muchas personas dentro del local, las peluquerías ahora tendrán una nueva manera de funcionar. En principio los clientes deberán obtener un turno previo. Además, como parte del protocolo deberán tener alfombras sanitizantes, un protector plástico para los objetos personales, pulverizadores de alcohol y una declaración jurada para poder atenderse y que certifique la ausencia de síntomas durante quince días.

Una reconocida cadena de peluquerías ya incorporó cambios en sus salones, siendo la distancia social lo que más importancia le dio. Para eso, ampliaron la distancia entre silla y silla, para respetar el metro y medio de distancia, al igual que el sector de piletas para el momento del lavado del cabello.

Asimismo, en los salones de espera, que solían contar con revisteros, libros y hasta cargadores de celular, ahora solo servirán para recibir a los clientes de a uno y tomarles la temperatura.

El dueño y estilista de una peluquería del barrio porteño de Palermo, Alejo Cabello, en declaraciones para Télam, dijo: “Me gusta innovar, no solo en peluquería; soy loco de naturaleza. Hace meses, cuando me di cuenta que esto era complicado y venía para largo, me puse a trabajar con un ingeniero en el rediseño de todo el salón“.

Cabello, conto que realizó una importante inversión para poder realizar las reformas necesarias y agregar los nuevos accesorios que se contempla en el protocolo como un termómetro electrónico, una cabina sanitizante con luces UV, un esterilizador de cuarzo, un dispenser de alcohol y barbijos y camisolines descartables. La inversión fue de más $100.000. En su peluquería habrá cinco boxs de trabajo y piletas subdivididas para el momento de lavarse el pelo.

Con una agenda colmada de turnos programados, el estilista señala: “Preparamos todo como si fuera un quirófano. Mi mujer está embarazada y eso le suma un componente más a mi preocupación. Las clientas deberán completar una declaración jurada que la recepcionista les enviará por whatsapp y, en caso de ser personal esencial, el salón tomará más medidas de precaución”.

Related posts

“Hemos dispuesto la apertura de espacios verdes, de forma escalonada” dijeron desde el GCBA

Elizabeth Machado

Medidas para jubilados, AUH y planes sociales

Elizabeth Machado

Una nueva forma de vivir el fútbol en la Ciudad

Elizabeth Machado